(123) 456-7890
cambiame@cambiame.123

Bienes privativos y bienes gananciales ante la separación

¿Qué es la separación o repartición de bienes y cómo opera la Separación de bienes en Madrid?

Separación de bienes en Madrid 

Cuando surge la separación, bien sea temporal (separación propiamente dicha) o definitiva (divorcio), es necesario determinar qué bienes conservará cada uno de los cónyuges. En este sentido, se hace necesario destacar que dentro de la comunidad conyugal, salvo disposición en contrario, se forma un régimen común patrimonial. Dentro de dicha masa patrimonial entran determinados bienes que pasan a llamarse gananciales. En tanto que existe otro grupo de bienes que no ingresarán a la comunidad. Es decir, seguirán en cabeza de cada uno de los cónyuges, estos se conocen como bienes privativos.

Bienes privativos en la separación de bienes en Madrid

Como ya se mencionara, los bienes privativos son aquellos que son propios de cada cónyuge. Bajo ningún concepto éstos pasan a formar parte de la comunidad conyugal. Por lo tanto, cada uno de los cónyuges conserva la libre disposición y administración sobre los mismos.

Los bienes privativos se encuentran contemplados en el artículo 1.346 del Código Civil de España. Esta norma realiza la siguiente enumeración sobre los bienes privativos de cada cónyuge:

1. Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad”.

Estos bienes son todos los muebles e inmuebles que haya adquirido el cónyuge a través de compra, donación o herencia, antes de contraer matrimonio.

2. Los que adquiera después por título gratuito”.

Dentro de este grupo entran las donaciones y herencias que reciba cada uno de los cónyuges a título individual.

“3. Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos”.

Es decir, aquellos que pasen a ser propiedad de uno de los cónyuges, siempre y cuando lo haya adquirido o permutado a intercambio de un bien que le era privativo, o adquirido antes del matrimonio.

“4. Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges”.

Para que este supuesto ocurra, basta que el retracto se haya pactado antes del matrimonio. Ello, con independencia de cuando se produzca efectivamente la transferencia del bien.

5. Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles ínter vivos”.

Esto se refiere a aquellos bienes que son propios de cada persona, como el derecho a su imagen. Los cuales nunca podrán ser parte de comunidad alguna.

6. El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos”.

En este supuesto entra el resarcimiento en materia de seguros sobre bienes privativos, así como cualquier otro tipo de resarcimiento.

7. Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor”.

La ropa y los enseres personales siempre serán privativos. Salvo que una de esas prendas y objetos escape de la gama ordinaria.

8. Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.

También se consideran bienes privativos todo aquel derecho fruto de la propiedad intelectual. Es decir, toda creación plástica, artística, literaria o musical serán privativos del respectivo cónyuge.

Cada uno de los bienes antes vistos seguirán siendo propiedad del respectivo cónyuge, incluso ante la separación de bienes en Madrid.

La jubilación en la separación de bienes en Madrid

En caso de separación, de igual manera se debe hacer mención a lo que ocurre con la jubilación. En tal sentido, este bien pareciera ser un bien de índole laboral. Por lo que si fuese un bien producto del esfuerzo laboral, su naturaleza sería asimilable al de los sueldos y salarios. Por lo tanto sería un bien ganancial. Sin embargo, la realidad es otra.

Siendo que el Código Civil no señaló nada al respecto, el Tribunal Supremo ha señalado con respecto a las jubilaciones que:

Por lo que se refiere a las pensiones de jubilación, es doctrina consolidada que las generadas después de la disolución de la sociedad de gananciales es un bien de naturaleza privativa (…). Así mismo, la sentencia de 20 diciembre 2004 consideró que no es ganancial la pensión del marido ‘ya que se trata de un derecho personal del trabajador al que no le es aplicable el artículo 1358’…”. (Vid. Tribunal Supremo, Sala Civil, Sentencia N° 715/2007 del 26/06/2007).

Es decir, de conformidad al Supremo, la jubilación es un bien enteramente privativo. Por lo tanto, en caso de separación de bienes en Madrid, la jubilación no entra en el catálogo de bienes a repartir.

Bienes gananciales en la Separación de bienes en Madrid

Previo a entrar a señalar que bienes entran en la repartición en caso de divorcio (bienes gananciales), se hace necesario realizar la siguiente precisión. Los bienes gananciales se producen en virtud de la creación de la comunidad conyugal. Ahora bien, estos bienes se pueden regir por:

  • La comunidad a gananciales. Este es el sistema que establece al Ley y rige sobre el patrimonio de los cónyuges.

En caso de que no se haya dispuesto nada en contrario antes de la celebración del matrimonio, pasarán a ser bienes comunes o gananciales de ambos cónyuges los siguientes:

 

  1. Aquellos bienes fruto de un pago, permuta o intercambio. Es decir, aquellos adquiridos a cambio de una contraprestación.
  1. Todos los sueldos y salarios, así como los derechos derivados del trabajo que adquiera cada cónyuge.
  2. Las empresas y los beneficios que ésta genere, fundada por cada cónyuge.
  3. Las herencias y/o donaciones en cabeza de ambos cónyuges.

Ahora bien, existe la posibilidad de que los cónyuges, previo a la celebración del matrimonio fijen un régimen alterno para la administración de sus bienes. Esto se conoce como:

  • Régimen de partición. El mismo supone que cada uno de los cónyuges seguirá administrando sus bienes como privativos. Incluso aquellos que se generen dentro del matrimonio (como salarios, por ejemplo). Para que esto ocurra, las partes deben establecerlo expresamente antes o durante el matrimonio.

No obstante, ante la separación de bienes en Madrid, de no existir convención en contrario todos los bienes antes enumerados deberán ser repartidos a partes iguales entre los cónyuges que quieran separarse.

El despido en caso de baja médica

Despido en caso de baja médica en Madrid. ¿Qué se debe tener en cuenta?

El despido en caso de baja médica en Madrid

La estabilidad laboral es un tema que preocupa a todo trabajador. Incluso resulta un tema de particular atención si el trabajador se encuentra de baja médica. Recordemos que en esta situación de salud (física o emocional), el trabajador se ve impedido de ejercer las actividades inherentes a su trabajo de forma regular. De manera que, en este artículo buscaremos despejar algunas dudas sobre este asunto.

¿Es posible proceder a un despido en caso de baja médica en Madrid?

Lo primero en aclarar, es que no resulta procedente el despido de un trabajador que esté de baja médica por el hecho de encontrarse en esta situación. Dicho de otro modo, la causa del despido alegada por el empleador no puede ser la baja médica por sí misma. En este escenario, podrá existir reclamación por parte del trabajador y corresponderá al empleador demostrar que el despido se debe a una causa distinta la baja médica.

No obstante, el despido justificado por causas reales y legales sí podrá producirse. En este caso, si el despido se produce por ejemplo por una reducción de personal, despido disciplinario, etc. Ello, a pesar de encontrarse el trabajador de baja médica, será procedente.

Despido objetivo y despido en caso de baja médica en Madrid

En el Despido objetivo, operan causales que la ley determina como válidas para dar por terminada una relación laboral. En este tipo de despidos, no se le imputa al trabajador una responsabilidad directa que lo justifique. Las razones alegadas por el empleador pueden referirse a cuestiones económicas, técnicas u organizativas, entre otras de tipo similar. Las cuales son señaladas en la legislación de la siguiente manera:

-Ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida posteriormente a su colocación efectiva en la empresa.

-Falta de adaptación del trabajador a su puesto de trabajo y a las modificaciones técnicas necesarias.

-Causas referentes al despido colectivo.

-Cúmulo de faltas justificadas pero que representen el 20% durante dos meses consecutivos. También el 25% durante cuatro meses discontinuos siempre y cuando que el total de faltas de asistencia en el año anterior supere el 5% del total de jornadas hábiles. No computan las faltas por la aplicación del tratamiento médico de una enfermedad grave, de huelgas legales convocadas, de maternidad o paternidad, de lactancia, de riesgo durante el embarazo, de la realización de labores de representación legal de los trabajadores, etc.

En este sentido, se puede observar la existencia de causas expresamente señaladas en la ley para justificar el despido. Esta terminación de la relación laboral no se deriva de la existencia de la incapacidad laboral por sí sola. Este tipo de despido en caso de baja médica en Madrid puede ser informado al trabajador, aunque se encuentre de baja médica.

 

Caso especial del despido disciplinario y despido en caso de baja médica en Madrid

Contrario al caso anterior, el despido disciplinario sí se debe a conductas imputables al trabajador consideradas por el empleador como graves. Estas causas, a modo enunciativo, se encuentran en la legislación de la forma siguiente:

-Inasistencias o de impuntualidad repetidas e injustificadas.

-Indisciplina o desobediencia a los superiores.

-Transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza en la realización del trabajo.

-Ofensas físicas o verbales al empresario o a los compañeros de trabajo.

-Reducción continua y voluntaria de la productividad y el rendimiento pactados.

-Embriaguez o toxicomanía si repercuten de forma negativa en el desempeño laboral o suponen un riesgo para el trabajador o sus compañeros.

-Acoso laboral por razón de raza, etnia, religión, convicciones, edad, orientación sexual, género o discapacidad al empresario o a los compañeros de trabajo.

Es de destacar, que las causales antes identificadas son meramente enunciativas. Razón por la cual, cada sector en sus respectivos convenios colectivos podrán indicar otras conductas que consideren graves y ameriten el despido. Por su parte el despido en caso de baja médica en Madrid será procedente cuando se demuestre que ha ocurrido cualquiera de los supuestos antes vistos.

Procedimiento para el despido en caso de baja médica en Madrid

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente explicado, en cuanto a las causales de despido procedemos a resumir el procedimiento a seguir.

El empleador bebe avisar al trabajador de su despido con mínimo quince (15) días de antelación (obligatorio sólo en caso de despido objetivo). La notificación debe hacerse de forma escrita. Mediante la cual se indica la causa del despido, su fecha de efectividad y las cantidades adeudadas.

Junto con la notificación, debe darse el finiquito.  Es decir, el pago salarios, vacaciones y pagas extras a las que el trabajador tenga derecho y que aún no haya percibido.

Conciliación

En caso de que exista por parte del trabajador desacuerdos con su despido. Éste podrá acudir a un proceso de conciliación previa ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación competente. Con esta vía se busca, evitar el procedimiento judicial procurando un nuevo acuerdo. De igual forma en caso despido en caso de baja médica en Madrid, es la vía idónea para proceder al reclamo.

Las partes pueden acudir asistidos de un abogado si es de su preferencia. Deberá presentar papeleta de conciliación y se señalará día y hora para la celebración del acto de conciliación. El resultado de dicho procedimiento puede ser lograr un acuerdo con la empresa. Ello ante el conciliador que levantará el Acta de Conciliación, firmada por las partes.

En caso de incumplimiento puede exigirse el cumplimiento forzoso de lo pactado. El Otro escenario posible es que las partes, no logren acuerdo alguno de lo cual se dejará constancia en acta.

El juicio laboral

De no llegarse a un acuerdo con el empleador, el trabajador deberá presentar demanda judicial por despido, asistido por un abogado laboralista. Esta vía también puede ser usada ante un despido en caso de baja médica en Madrid. La demanda se acompañará de toda la documentación que la respalde, vale decir, copia del contrato, nóminas, carta de despido y las causas de extinción alegadas por el empleador.

Durante la tramitación de la demanda se puede llegar a un acuerdo y homologarlo en sede judicial.  El trabajador en caso de cumplimiento del acuerdo desistirá del procedimiento judicial. De no darse este acuerdo en ese período, habrá una nueva oportunidad antes de comenzar el juicio por despido y si ésta última conciliación resulta improductiva se celebrará la vista o juicio.

La vista o juicio por despido en caso de baja médica en Madrid es un procedimiento sencillo. Claro está, dependiendo de la complejidad del caso y de las pruebas que haya que practicar en ese acto. El resultado puede ser una sentencia estimatoria de la petición del trabajador o una sentencia desestimatoria a las peticiones del trabajador.

 

Baja médica e invalidez

Funciones del Abogado para baja médica e invalidez en Madrid. Causas, funciones, consecuencias legales.

 Abogado para baja médica e invalidez en Madrid
Baja Médica

Las relaciones laborales son complejas y llenas de diferentes detalles. Dichos detalles funcionan de forma específica tanto para el trabajador como para la empresa. En este sentido, es necesario destacar situaciones en las cuales la relación laboral puede verse afectada por afecciones físicas y/o mentales del trabajador. Tales situaciones son estrictamente reguladas por la ley. En particular, hay que destacar dos de ellas:

  • Baja médica
  • Invalidez

Ante tales situaciones, tanto la empresa como el trabajador requieren de un abogado para baja médica e invalidez en Madrid. Este profesional tiene la tarea de explicarle a su representado qué consecuencias trae cada una de estas situaciones. Al respecto, veamos cada una de ellas por separado:

Baja médica y cómo la determina el Abogado para baja médica e invalidez en Madrid

También conocida como baja laboral o incapacidad temporal es aquella situación que le impide al trabajador acudir a su jornada de trabajo regular por alguna afección física o emocional. Por definición, este período es corto, o al menos no es indefinido. Es posible identificar cuatro tipos de bajas médicas, a saber:

  • muy corta, la cuales abarcan menos de cinco días de incapacidad.
  • Corta, estas son aquellas que se prolongan entre cinco y los treinta días de incapacidad.
  • Mediana, aquel tipo de incapacidad que se prolonga entre los treinta y sesenta días.
  • Larga, cuando la incapacidad supera los sesenta días.

Es de destacar que si la baja médica es inferior a tres días, el trabajador no cobra nada. El período inferior a los tres días se considera falta esporádica y no baja temporal. Dichos días le serán descontados por la nómina de la empresa a su salario habitual. Visto lo anterior, surge la gran pregunta:

¿Qué se cobra durante la baja médica en Madrid?

Cuando la baja médica obedece a razones de salud, el trabajador cobrará el 60% del sueldo inmediatamente anterior a la baja. Por su parte, el Abogado para baja médica e invalidez en Madrid debe señalarle al trabajador que este monto del 60% se calculará desde el día cuatro de la enfermedad hasta el día veintiuno. Si la baja supera este período de tiempo, el porcentaje aplicable será del 75% para los días restantes, calculado sobre el sueldo inmediatamente anterior a la baja. En el caso de la baja médica por enfermedad ocupacional o accidente laboral este 75% y se cobra desde el primer día de la incapacidad.

Adicional a lo anterior, el trabajador (contratado, ocasional o autónomo) debe haber cotizado al menos durante ciento ochenta días, dentro de un período de cinco años anterior a la incapacidad temporal.

Por su parte, la empresa sólo está obligada a realizar el pago por baja médica o temporal durante un período de un año. El cual es prorrogable por seis meses si se logra demostrar que en ese tiempo podría ocurrir la recuperación del trabajador afectado.

Despido por causa de baja médica

Trabajo y baja médica en Madrid es un tema controversial. En principio, ninguna empresa desea tener en su nómina a un trabajador que se ausente constantemente a su jornada. Sin embargo, ante tal circunstancia, dicha empresa tiene la posibilidad de acudir a la vía específica del despido objetivo. Siempre y cuando el trabajador haya faltado a su jornada el porcentaje de veces establecido en la ley para que opere esa clase de despido.

Lo anterior ocurre siempre y cuando dicha ausencia no se derive de una enfermedad ocupacional, accidente de trabajo o enfermedad grave como el cáncer. Es decir, en tal supuesto el Abogado para baja médica e invalidez en Madrid debe señalarle a la empresa que la falta será justificada y la empresa no podrá alegar despido alguno.

En todo caso, si la empresa insiste en dicho despido, el Abogado para baja médica e invalidez en Madrid puede sugerir al trabajador iniciar las vías legales correspondientes. En el caso del abogado que represente a la empresa, éste está en la obligación de advertir a su representada de la ilicitud de tal conducta. Así como de las consecuencias pecuniarias que tal despido pueda acarrear.

Así, el Tribunal Europeo de Justicia se ha pronunciado sobre el despido que se le hace al trabajador que se encuentra de baja médica por accidente laboral o enfermedad ocupacional. Al respecto, dicho tribunal ha considerado que tal despido es discriminatorio. Así, es de destacar que como protección legal ante la invalidez en Madrid, tal terminación de la relación laboral será nula. Por lo que la empresa deberá reincorporar al trabajador, indemnizarlo y pagarle los salarios dejados de percibir.

Terminación o extensión de la baja médica

La baja médica o incapacidad temporal se da por terminada ante los siguientes supuestos:

  • El alta médica.
  • Cuando se cumple el lapso máximo de 1 año, más la prórroga de 180 días.
  • Por declaratoria de incapacidad permanente realizada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).
  • Ante la jubilación.
  • Ante la renuencia o negativa del trabajador a asistir al control de baja médica.

La invalidez en Madrid

Por último, la baja médica puede prolongarse y hacerse indefinida. Ante tal supuesto, estamos en presencia de la incapacidad. El Abogado para baja médica e invalidez en Madrid debe acompañar al trabajador afectado, a objeto de que sea determinado si en efecto la baja médica o incapacidad laboral se ha convertido en una incapacidad permanente, antiguamente conocida como invalidez.

Dentro de los tipos de incapacidad o invalidez que debe conocer el Abogado para baja médica e invalidez en Madrid tenemos:

  • Incapacidad permanente parcial

Aquella que permite al trabajador seguir realizando sus labores, pero con una disminución del 33% de su capacidad de trabajo habitual.

Es necesario estar registrado en el Régimen General de la Seguridad Social, así como no tener la edad para ser jubilado para acceder a este tipo de incapacidad.

  • Incapacidad permanente total

En este supuesto, el trabajador pierde toda su capacidad para trabajar. Asimismo, es de por vida. Usualmente, este tipo de incapacidad le da acceso al trabajador a una pensión vitalicia equivalente al 55% de su sueldo habitual previo a iniciar la incapacidad. Dentro de ella se distingue la posibilidad de que el trabajador pueda dedicarse a otra actividad. Aunque queda inhabilitado para desarrollar su actividad habitual.

  • Incapacidad absoluta

Es similar al caso anterior, pero en este supuesto el trabajador queda imposibilitado de realizar cualquier tipo de trabajo. Por ello, usualmente este tipo de incapacidad genera una pensión equivalente al 100% de la base reguladora. Ello, en función del origen de la incapacidad.

  • Gran invalidez

Es el tipo de incapacidad que deja al trabajador privado de sus funciones básicas, movilidad e independencia física. Es de carácter permanente y la calificación del porcentaje a ser recibido depende del origen de la invalidez (accidente laboral, enfermedad común, enfermedad ocupacional).

Acusación de tráfico de drogas

Abogado penalista tráfico de drogas Madrid, hará un abordaje del tema relacionado con las acusaciones por tráfico de drogas. Así como la necesidad de contar con un buen asesor en caso de estar incurso en esta situación.

Acusación de tráfico de drogas

 

El término droga es bastante ambiguo y ambivalente. El mismo abarca diferentes tipos de sustancias capaces de alterar el sistema nervioso o la psique humana. No obstante, a los fines específicos al hablar de drogas se está haciendo referencia a toda aquella sustancia ilegal, psicotrópica o alucinógena que se encuentra expresamente prohibida. Tal prohibición se encuentra expresamente tipificada en diferentes leyes, así como en convenios internacionales ratificados por España.

Sobre este particular, se debe señalar que lo considerado como un delito es el tráfico de dichas sustancias. No su tenencia, siempre y cuando esta tenencia esté considerada como mínimos para el consumo propio. En este sentido, se hace necesario dilucidar qué se entiende por tráfico de drogas en Madrid.

Al respecto, el artículo 368 del Código Penal señala que:

“Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años…”

Elementos que componen el tráfico de drogas

Como se observa, la legislación española contempla diferentes supuestos como “tráfico”. A pesar de que el término evoque la comercialización, en realidad abarca mucho más. Así, podemos distinguir que el tráfico de droga también abarca:

Cultivar.

Esto implica todo el procedimiento de siembra, cultivo propiamente dicho y recolección de aquellos productos destinados para la elaboración de drogas ilegales. Tal proceso abarca desde la siembra de semillas, el cultivo de la planta (en todas sus fases), hasta la recolección de las hojas, flores, frutos y/o nuevas semillas.

Elaborar.

Esto implica todo proceso en el cual se utilicen sustancias químicas para transformar en producto en drogas. También la elaboración a través de la mezcla de diferentes sustancias químicas para obtener un producto final que entre en el catálogo de drogas ilegales.

Traficar.

Se refiere propiamente a la comercialización de la droga ilícita. Lo cual abarca colocar a la disposición de terceros la sustancia ilícita. También la importación de tales sustancias desde otros países. Así como la exportación a otros países.

Promocionar.

Igualmente se encuentra penada la promoción, publicidad o incitación al consumo de drogas ilegales.

Poseer con fines de tráfico.

Igualmente, aquel que posea una cantidad de drogas ilícita superior al mínimo permitido o considerado como “consumo personal”, será penalizado como traficante de drogas.

Por su parte, desde abogado penalista tráfico de drogas Madrid debemos señalar que en caso de encontrarse acusado de estar incurso en algunas de estas situaciones, debe contactar de inmediato a un profesional del derecho. En nuestras instalaciones contamos con un grupo de profesionales expertos en la materia, dispuestos a asesorarlo.

La posesión y el tráfico

Como vimos en el punto anterior, el tema del tráfico está compuesto de varios elementos. Uno de ellos es la posesión. Ahora bien, esta posesión implica la tenencia de una cantidad superior al mínimo que puede ser considerado como dosis para consumo propio. Es decir que la posesión por debajo de tal límite no recibe pena alguna.

Lo anterior obedece a que el consumo de drogas es un acto de libre albedrío. Por ello, no puede recibir una penalización, pues en todo caso en su consumo no está interviniendo nadie más. En este sentido, es necesario conocer el mínimo permitido por posesión. Al respecto veamos los siguientes valores:

  • Marihuana: 100 Gr.
  • Hachís: 25 Gr.
  • Cocaína: 7,5 Gr.
  • Heroína: 3 Gr.
  • Mteadona: 1,2 Gr.
  • Anfetamina: 900 Mgrs.
  • LSD: 3 Mgrs.

 

Toda posesión hasta los límites antes señalados no será penalizada. En consecuencia, el abogado penalista defensor debe conocer a cabalidad la cantidad de drogas que fueron incautadas al acusado durante su detención. Ello, con miras a elaborar la defensa correspondiente.

Agravantes a las que se puede enfrentar el abogado penalista tráfico de drogas Madrid

agravantes tráfico de drogas

Las circunstancias agravantes son aquellas que concurren al delito de tráfico, pero aumentan la pena. Es decir, son condiciones que de ocurrir o estar presentes en el acto de tráfico, harán que el juez aumente el castigo establecido en la norma. Para la situación específica del tráfico de drogas, estas agravantes son:

 

  • Cuando el traficante se valió de su condición de autoridad pública, funcionario, facultativo, trabajador social, docente o educador para realizar el tráfico de drogas.
  • Si el tráfico se dio actuando dentro de un grupo delictivo.
  • Si se trata del tráfico de drogas hacia menores de edad.
  • También es un agravante la cantidad de drogas que le hayan sido incautadas al traficante durante su detención. A mayor cantidad, la pena será más rigurosa.
  • Si la droga fue adulterada con otra sustancia que la hiciera aún más tóxica. Este supuesto es bastante común en sustancias como la cocaína que es mezclada con otras sustancias (incluso talco) para aumentar el volumen del producto.
  • Igualmente es un agravante la reincidencia del acusado en el delito de tráfico de drogas.

Atenuante que debe conocer el abogado penalista tráfico de drogas Madrid

 

Atenuantes tráfico de drogas

Igualmente existen circunstancias atenuantes que influyen en la pena en Madrid. En este caso, las atenuantes son circunstancias propias del acusado con respecto al hecho ilícito que obligan a que el juez rebaje considerablemente la pena a ser impuesta. La más conocida de ellas es la atenuante de la pena en caso de que el traficante sea también un consumidor habitual o adicto. En tal sentido, cuando el traficante logra demostrar, a través de documentos informes y análisis, que es un dependiente de sustancias narcóticas sufrirá una disminución de la pena.

En todo caso, el abogado penalista tráfico de drogas Madrid debe procurar aportar en juicio todos los elementos posibles que permitan corroborar la certeza de esta atenuante.

 

Contrato de alquiler asesorado por un abogado

Abogado de alquiler en Madrid

El arrendamiento es un contrato que se celebra entre dos personas para el uso de un inmueble. Una de las cuales, el propietario del inmueble, pasa a llamarse arrendador. La otra, el que alquila, pasa a denominarse arrendatario. Según este vínculo jurídico, el arrendatario pasa a ocupar un inmueble, propiedad del arrendador. A su vez, se compromete a pagar un canon de arrendamiento. Este vínculo se forma a través de un contrato, el cual es de vital importancia que esté redactado por un Abogado de alquiler en Madrid.

En este sentido, es de destacar que si bien las partes son libres de estipular entre ellas las condiciones que mejor les convengan. Esta negociación preferiblemente debe ser elaborada por un profesional del derecho quien conozca las particularidades del tema arrendaticio.

Contrato de alquiler

Como ya se mencionara, la partes son libres de negociar las condiciones que regirán el contrato de alquiler. No obstante, el Abogado de alquiler en Madrid debe velar por que se respeten las disposiciones legales. Caso contrario, el contrato del alquiler podría hacerse nulo o ineficaz. En este sentido, analizaremos cada uno de éstos requisitos mínimos de validez del contrato de alquiler.

 

Duración del contrato de alquiler

 

El tiempo que durará el contrato es de libre elección y negociación entre el arrendador y el arrendatario. Ahora bien, es responsabilidad del Abogado de alquiler en Madrid señalar que si en dicho contrato se ha pactado un tiempo de vigencia inferior a tres años para el alquiler, sobre éste ocurrirán prórrogas anuales. Estas prórrogas buscan que el contrato se extienda hasta los tres años. Es decir, se van renovando anualmente hasta que el alquiler llegue a los tres años. En todo caso, es de destacar que esta prórroga es facultativa de ser tomada o no por el inquilino.

Por su parte, el Abogado de alquiler en Madrid debe señalarles a las partes que el desecho de la prórroga debe ser manifestada expresamente por el inquilino. Esto, treinta (30) días antes del vencimiento del contrato. De no hacer dicho señalamiento expreso, la prórroga operará automáticamente.

Otro de los temas que debe dejar muy especificado el Abogado de alquiler en Madrid es lo referente a la duración del alquiler. En tal caso, si no se fija un período cierto de duración del contrato de alquiler, se entenderá que el mismo se ha celebrado por un año. Es responsabilidad del letrado dejar una fecha cierta sobre el inicio y fin del contrato de arrendamiento. Ello, a objeto de evitar que el contrato de alquiler se prorrogue por un tiempo diferente al deseado por las partes.

Protección para el arrendador

Una de las mayores razones para acudir a los servicios de un abogado de alquiler en Madrid es que éste conoce las fórmulas que deben ser incorporadas al contrato para la protección del arrendador. Así, el arrendador puede protegerse de una prórroga excesiva de tres años, si incorpora determinadas cláusulas. Entre ellas, destaca que el arrendador se reserva el uso de la vivienda para su uso personal, una vez culminado el arrendamiento. En todo caso, el abogado debe introducir la correcta redacción de dicha estipulación en el con contrato para que ésta sea válida.

Modalidad de pago del contrato de alquiler

Igualmente, el abogado debe recomendar que el canon de alquiler (monto) se señale expresamente. Así como el lugar y la forma de pago. También el tiempo máximo en que deberá ser pagado, antes de que comiencen a correr penalidades en contra del inquilino. Incluso, se recomienda que en el propio contrato el abogado de alquiler en Madrid incorpore una cláusula en la que se estipule que el cobro del canon de arrendamiento se domiciliará a una cuenta bancaria.

 

El tema de la fianza en el contrato de arrendamiento

El arrendador está en la capacidad de solicitarle al inquilino el pago de una fianza. El monto de esta fianza debe ser depositado por el arrendador ante los organismos competentes. En el caso de Madrid, el portal web de esta comunidad incluso permite establecer una cita previa para realizar los trámites de la fianza.

Es de destacar que adicional a esta fianza, en el contrato de arrendamiento también pueden establecerse otros montos. Los mismos estarían destinados a proteger al arrendador ante los eventuales daños que pueda causar el inquilino al inmueble.

 

Inventario detallado del inmueble a ser arrendado

El Abogado de alquiler en Madrid también debe velar por que ambas partes estén bien protegidas. Esto, con respecto a las condiciones del inmueble. Ante tal situación, se recomienda que al contrato se incorpore un anexo detallado sobre las condiciones del inmueble. Si no se estipula nada en contrario, se presume que el inquilino toma el inmueble en las mejores condiciones. A su vez, se hace responsable de cualquier daño ocurrido, aún cuando no sea cierto.

De igual forma, el arrendador queda cubierto sobre las condiciones de su propiedad con un informe detallado que avale las condiciones en las cuales entrega el inmueble. En la actualidad, incluso se está poniendo en práctica la incorporación de fotografías anexas al contrato que demuestre el estado del inmueble.

El tema del certificado energético

Otro tema de vital importancia, es que el contrato deje constancia del certificado energético. Este es un documento que debe ser presentado obligatoriamente durante la suscripción del contrato. En todo caso, el Abogado de alquiler en Madrid debe dejar constancia de su existencia en el contrato a ser suscrito por las partes.

 

El subarrendamiento del inmueble

En principio, el inquilino puede subarrendar el inmueble, previo consentimiento del arrendador. No obstante, el abogado que redacte el contrato de arrendamiento bien puede incorporar una cláusula que prohíba el subarrendamiento expresamente.

 

Gastos derivados del uso del bien inmueble arrendado

Igualmente, el contrato debe dejar constancia de aquellos servicios a los cuales podrá acceder el arrendador. Es decir, aquellos servicios adicionales como internet o telefonía. De igual forma, se debe indicar la responsabilidad del pago de los servicios básicos. Entre éstos destacan el pago del agua, luz, gas, entre otros.

 

¿Cómo recuperar la propiedad de su vivienda con un inquilino moroso?

Alquilar un inmueble es una práctica común en Madrid. Las partes fijan una renta, acuerdan los plazos de pago y la duración que tendrá el contrato. ¿Sencillo, no? La situación se complica cuando el inquilino deja de pagar el alquiler y se convierte en un inquilino moroso. Por ello, en este espacio de Moroso abogado Madrid, explicaremos con detalle las alternativas que tiene el arrendador para lograr el desalojo del inmueble y poder recuperar su propiedad.

 

Moroso abogado Madrid

 

En principio, todo contrato implica que las partes deben cumplir lo acordado según lo establecido. Tristemente se ha convertido en una práctica muy habitual el que los inquilinos opten por incumplir con su deber de pagar el alquiler. Los motivos son muchos y diversos y no entraremos a considerarlos. Lo cierto es que esta situación requiere de la participación de un abogado. El cual debe elaborar junto al propietario una buena estrategia para recuperar su inmueble de forma rápida y con el menor número de trabas posibles.

En tal caso, existen dos vías a la que se pueden acudir:

  • Extrajudicial. Cuando la situación no implica la intervención de los tribunales, sino el acuerdo entre las partes, usualmente con la colaboración o ayuda de un abogado.
  • Judicial. Cuando el desalojo implica la intervención de un tribunal, quien ordenará el desahucio.

Vía Extrajudicial

Desde Moroso abogado Madrid, debemos señalar que en este proceso no intervienen los tribunales, no obstante, se recomienda la asesoría de un abogado. Este proceso inicia con la notificación del arrendador al inquilino. Tal notificación puede estar dirigida a que:

  • El inquilino pague los alquileres atrasados. Para ello se le fija una fecha perentoria para realizar tal pago.
  • También se le puede instar a dicho inquilino a desalojar o abandonar el inmueble de forma inmediata. Ante este supuesto, el arrendador le indicará al inquilino un tiempo perentorio para que se produzca tal desalojo.

En todo caso, se debe resaltar en dicha comunicación la intensión del propietario de rescindir el contrato de alquiler por incumplimiento del pago del alquiler. Consecuencia de ello, se le otorgará un determinado número de días para abandonar el inmueble.

En todo caso, esta notificación debe hacerse con las mayores formalidades posibles. Por ello, se sugiere que ésta sea realizada a través de un burofax. Sólo así, se podrá dejar plena prueba frente a terceros de que el destinatario ha recibido la correspondencia.

Ahora bien, este mecanismo sólo tiene validez si el inquilino acepta voluntariamente el contenido de la comunicación. Caso contrario, el arrendador deberá acudir a los tribunales para obtener el desahucio.

 

 

Vía judicial en Madrid

Juicio de desahucio

 

Implica que el arrendador se dirige a los órganos de justicia para obligar a que los tribunales emitan una orden (sentencia) en la cual se ordena el desahucio. Para acudir a los tribunales, necesariamente se debe contar con la asistencia de una abogado y de un procurador para que realice las diligencias pertinentes.

Por su parte, si el tribunal admite la demanda emplazará al inquilino moroso. Éste tendrá un lapso máximo de 10 días para oponerse al desahucio de considerarlo pertinente.

            La demanda

La demanda es el documento que se presenta ante los tribunales a objeto de iniciar el juicio. A su vez, se debe recordar que tal demanda debe ser presentada ante los tribunales de la jurisdicción correspondiente. Es decir, en aquellos que estén ubicados en el mismo domicilio del lugar donde se encuentra el inmueble ocupado.

A través de dicha demanda, desde Moroso abogado Madrid debemos indicar que se puede solicitar:

  • El desahucio del inquilino.

  • Pago de las cantidades adeudadas por retraso en el alquiler.

  • Condena en costas y gastos del proceso.

Tales pretensiones pueden ser solicitadas por separado o de forma concurrente. El abogado debe indicar a su cliente que si bien se puede recurrir a la demanda para solicitar el pago de todo lo adeudado, tal solicitud puede retrasar el proceso. En todo caso, ante el inquilino moroso, siempre la prioridad debe ser lograr su desahucio en el lapso de tiempo más corto posible.

Este procedimiento puede ser bastante rápido, pues basta con interponer la demanda para que el tribunal ordene la notificación del inquilino, a objeto de que éste último acepte o se oponga a lo demandado. La única oposición que puede formular el inquilino es alegar el pago del arrendamiento. El punto de la oposición lo trataremos más adelante.

En caso de no formular oposición alguna, el tribunal ordenará el desahucio sin que exista otra dilación. No obstante, si el contrato aún está vigente, el inquilino tiene la opción de enervar el desahucio. Esto se traduce en que dicho inquilino, cuando el contrato aún no está vencido, puede pagarle al arrendador o al tribunal todo lo adeudado. Con tal figura, el contrato de arrendamiento se mantiene bajo las mismas condiciones (duración, canon de arrendamiento, prórroga etc.).

Es destacar que el inquilino sólo cuenta con 10 días después del requerimiento judicial para hacer la enervación. Caso contrario, en desahucio quedará firme y se procederá a su ejecución.

Oposición a la demanda

El inquilino se puede oponer al requerimiento de desahucio. Para ello, le basta con manifestar su inconformidad con el monto que le es reclamado, o incluso alegar que ya pagó. Aunque desde Moroso abogado Madrid debemos señalar que es común el caso del inquilino que miente y señala que ya ha pagado los alquileres adeudados.

Con independencia de los motivos, la oposición por parte del demandado origina que se dé inicio al juicio propiamente dicho. El mismo se hará de forma verbal. Por su parte, en Moroso abogado Madrid se debe indicar que el tribunal debe notificar al inquilino, pero en caso de que éste no acuda al llamado, se procederá a su notificación mediante requerimiento formal en el tablón de anuncios del referido tribunal.

Tiempo de duración del juicio de desahucios. Moroso Abogado Madrid

Por último, se debe resaltar que el procedimiento para recuperar la propiedad ante un inquilino moroso es rápido, aunque no instantáneo. En este sentido, existen estudios estadísticos que demuestran que un juicio de esta naturaleza puede durar un promedio de 11 meses. Esto, calculado desde el momento de la demanda hasta el decreto de desahucio.