(123) 456-7890
cambiame@cambiame.123

ABOGADOS EN MADRID: reclamación de DEUDA a un MOROSO

Qué se debe tener en cuenta al momento de contratar a un abogado para cobro de deudas en Madrid.

abogado para cobro de deudas en Madrid

Prestar dinero, servicios o vender a plazos es una práctica común. En especial porque todos suponemos la buena fe de las personas. Así como el compromiso de cumplir lo acordado, tal como fue pactado. No obstante, en ocasiones la irresponsabilidad, e incluso intención dolosa del deudor puede llevar aquel que espera recibir el pago a vivir un verdadero calvario.

Ante esta situación, no dude en contactar a un abogado a objeto de iniciar las fases necesarias para lograr el pago.

 

Las deudas y cómo se originan

Las deudas pueden surgir de casi cualquier circunstancia. Desde los contratos formales y escritos en los cuales una persona otorga un bien y otro se obliga a devolverlo. Hasta situaciones cotidianas como prestar un servicio profesional o comprar el periódico en las mañanas. Así, aquel que otorga el bien o servicio pasa a llamarse acreedor. En tanto que el promitente u obligado a pagar se llama deudor.

Al deudor se le otorga un plazo determinado para que cumpla su obligación. Dentro de este lapso, el acreedor no puede realizar reclamo alguno. Una vez vencido el lapso acordado de pago, el deudor se transforma en un moroso. Es en tal momento en que se debe acudir a un abogado para cobro de deudas en Madrid

 

Pasos que debe seguir el abogado para cobro de deudas en Madrid

 

Cuando el deudor se transforma en un moroso es necesario tomar medidas lo antes posible. Así, el abogado debe iniciar los intentos de pago voluntario. En este sentido, los profesionales del derecho poseen mecanismos para iniciar este cobro. Ello, siempre con miras a evitar que el deudor moroso pueda alegar acoso o coacción de cualquier tipo.

Si estos intentos de cobros no resultan eficaces, el abogado para cobro de deudas en Madrid debe iniciar el cobro ante los tribunales.

 

Cobro de deudas en vía extrajudicial

abogado para cobro de deudas en Madrid

Se conoce como vía extrajudicial el intento de cobro que no involucre a los órganos de justicia. En líneas generales, para que el abogado para cobro de deudas en Madrid intente la vía extrajudicial, debe:

 

Reunir los documentos en los cuales conste la deuda

Esta es quizás la fase más importante. Toda vez que sólo con el análisis de los documentos, el abogado para cobro de deudas en Madrid podrá determinar si la deuda está vencida. También si es exigible, en el entendido de que no haya prescrito el tiempo hábil para reclamar el pago.

Así, el acreedor debe aportarle al abogado los documentos en los que conste la deuda, tales como:

  • Factura.
  • Letra de cambio.
  • Pagaré.
  • Cualquier otro documento que permita demostrar la existencia de la obligación de pago.

Iniciar la comunicación con el deudor

Es lo que se conoce como el cobro extrajudicial propiamente dicho. En primer término, el abogado debe procurar enviar por escrito una comunicación o solicitud de cobro. Al respecto,  es prudente que el abogado le indique al deudor moroso que debe cancelar lo adeudado de forma inmediata. A su vez, en dicho documento se debe dejar constancia de:

  • La fecha en que se realiza el contacto.
  • El monto de la deuda.
  • El Plazo de pago vencido.
  • El requerimiento de pago inmediato. También se puede establecer un tiempo prudencial de pago (de entre 5 a 15 días).

 

Un método bastante eficaz al que puede acudir el abogado para cobro de deudas en Madrid es comunicarse con el deudor a través de un burofax. Esto permite que se tenga un documento con fecha cierta de cobro y en el que conste la intención del deudor moroso en no pagar.

 

Investigar la situación patrimonial del deudor.

 

Esta es una de las fases más complejas que debe afrontar el abogado. Toda vez que implica un proceso de investigación de los bienes que pudiera poseer el deudor. Sobre tales bienes se procederá a la ejecución de lo adeudado en caso de que se acuda a los tribunales.

Dicha investigación se debe realizar con la mayor prudencia posible. Toda vez que se podría configurar el delito de invasión a la privacidad en contra del deudor. No obstante, esta fase es necesaria, toda vez que si se trata de un deudor insolvente (que no posee bienes suficientes para pagar la deuda), no tendrá sentido iniciar una demanda ante los tribunales.

 

 

 

 

 

 

Abogado para cobro de deudas en Madrid en la vía judicial

Cuando a pesar de los intentos del abogado para cobro de deudas en Madrid el deudor moroso insiste en no pagar, se debe evaluar acudir a la justicia. No obstante, previo a ello, se hace necesario insistir en el punto de que el deudor tenga los bienes suficientes sobre los cuales se pueda ejecutar una eventual sentencia.

Ahora bien, una vez que se está seguro de acudir a los tribunales, existen varios tipos de procedimientos a los cuales se puede acudir para lograr el cobro. A continuación, haremos referencia a los tipos de juicios más comunes para el cobro de deudas a un moroso.

 

Juicio monitorio

Es el procedimiento más sencillo. No requiere límite de cuantía para ser intentado. El mismo requiere que se aportado al juicio cualquier documento que permita demostrar la existencia de la deuda. Entre éstos destacan facturas, contratos, presupuestos entre otros. Ante estos requisitos, el juez admitirá la demanda y ordenará notificar al deudor. Luego de notificado, el deudor moroso tendrá veinte días para proceder al pago o presentar sus alegatos para no pagar.

Ahora bien, se debe destacar que este procedimiento tiene un punto en contra. Basta con que el deudor niegue la existencia de la deuda para que se declare el decaimiento del proceso.

 

Juicio ordinario

Ese procedimiento inicia con la interposición de la demanda. Tiene dos modalidades:

  • Demandas con una cuantía inferior a 6 mil euros. El reclamo por esta cuantía se realiza a través del procedimiento verbal.
  • Demandas superiores a los 6 mil euros. Se tramita mediante el juicio ordinario propiamente dicho. Se requiere de la asistencia de abogado y de procurador.

 

Juicio cambiario

Procede cuando la deuda que se necesite cobrar está sustentada en un instrumento cambiario tal como:

  • Letra de cambio.
  • Cheque.
  • Pagaré.

En tal caso, el juez se abstendrá a declarar la ejecución de lo adeudado sobre los bienes que señale el abogado en la demanda. En el supuesto de que no se haya señalado nada, el juez señalará los bienes que serán ejecutados para satisfacer lo demandado.

Accidentes graves en los que hay un posible delito penal

Cómo se configura un delito en accidente de tráfico en Madrid. Datos a tener en cuenta.

 delito en accidente de tráfico en Madrid

El conducir un vehículo automotor implica una gran responsabilidad para el conductor. Éste asume los riesgos que puedan ocurrir y se compromete a respetar las leyes de tránsito establecidas. Así, cuando un conductor al conducir causa un accidente, dependiendo de la gravedad, se pueden generar multas, sanciones administrativas e incluso un delito. En tal sentido, cuando el conductor excede o irrespeta estas leyes, se entiende que los daños que pueda ocasionar exceden el mínimo permitido. En consecuencia, su conducta pasa a configurar un delito al conducir. Es en tal circunstancia de delito en accidente de tráfico en Madrid que se requiere un abogado.

 

Accidente de tráfico. Supuestos para que ocurra un delito en accidente de tráfico en Madrid.

Para que ocurra un delito en accidente de tráfico en Madrid se deben configurar algunos de los siguientes elementos:

  • Causar una lesión grave o la muerte a un ser humano, y
  • Conducir con imprudencia.

Lesión grave o muerte

Para que ocurra un delito, es necesario que el accidente al conducir haya afectado a una persona. Esta afectación se traduce desde lesiones hasta la muerte. La labor de un Abogado en un accidente de tráfico en Madrid debe estar dirigida primordialmente a determinar el tipo de lesión que se pudieron producir. En este sentido, es de recordar que no todas las lesiones producto de un accidente de tránsito en Madrid dan acceso a la vía penal. Sólo se consideran como eventuales causantes de delitos las lesiones graves. Éstas se encuentran contempladas en los artículos 149 y 150 del Código penal, los cuales son del siguiente tenor:

“Artículo 149.

(…)

  1. El que causara a otro una mutilación genital en cualquiera de sus manifestaciones será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años. (…).
  • Artículo 150: El que causare a otro la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad…”

Es decir, podrá ocurrir un delito penal al conducir, si el conductor actuase con imprudencia y a la par generará:

  • La pérdida o inutilidad de un órgano o de alguno de los sentidos (vista, tacto, etc.).
  • Impotencia o esterilidad.
  • Deformidad de alguna parte del cuerpo.
  • Enfermedad psicológica o somática.
  • La pérdida, inutilidad o deformidad de un miembro no principal del cuerpo.

Igualmente, podrá existir un delito cuando el conductor, con su actitud negligente o inobservancia de la Ley haya causado la muerte de un tercero, peatón o copiloto. Es de destacar que el hecho de que copiloto vaya con el conductor o sea allegado a éste, no enerva o impide que se configure un hecho delictivo en Madrid.

 

La imprudencia al conducir que genera un delito delito en accidente de tráfico en Madrid

 delito en accidente de tráfico en Madrid

Concurrentemente a lo anterior (lesión o muerte) el conductor debe haber obrado con imprudencia para que se configure un delito en accidente de tráfico en Madrid. Pero, ¿Qué es la imprudencia al conducir?

La imprudencia, desde el punto de vista legal, es la culpa grave o inexcusable en el acto de conducir. Es decir, es la conducta intencional según la cual una persona excede los límites de riesgo permitidos. A su vez, la imprudencia tiene diferentes escalas, las cuales un abogado de tránsito en materia penal debe estar en condición de determinar.

En líneas generales, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial determina los grados de imprudencia. Este instrumento normativo señala que:

  • Imprudencia menos grave y grave
    • Cuando no se respetan las preferencias de paso, el paso de cebras, o se cambia de dirección arbitrariamente. También cuando no se respeta el sentido de circulación.
    • Usar el móvil mientras se conduce.
    • Irrespetar las señalizaciones.
    • No poseer los permisos de circulación.
    • Irrespetar la luz del semáforo.
    • Sobrepasar el límite de velocidad permitido.
    • Conducir el vehículo en estado de ebriedad o bajo algún psicotrópico ilícito.
    • Manejar el vehículo de forma temeraria, es decir, poniendo en riesgo la vida de otros, sin darle importancia a ello.

Hacemos mención sólo a algunas de las imprudencias más comunes que señala la Ley, aunque el listado es más largo. Cuando se ejecuta alguna de estas actividades y se genera una lesión grave o la muerte de un tercero, se configura un Delito en accidente de tráfico en Madrid.

 

¿Quién denuncia cuando se es la víctima de un accidente de tránsito?

Cuando un accidente de tránsito genera daños graves a un tercero puede ocurrir un delito. En este caso, corresponde a las autoridades de tránsito realizar las evaluaciones técnicas a objeto de determinar si la lesión o muerte del tercero se produjo por la impericia del conductor.

Por su parte, es de vital importancia que la denuncia ante las autoridades sea realizada por la víctima en compañía de un letrado. Ello, motivado a que el profesional del derecho sabrá exactamente que alegato formular a objeto de lograr el correspondiente castigo en contra del conductor imprudente.

De igual forma, es necesario indicar que en caso de muerte de la víctima, sus familiares calificados tendrán la legitimidad para presentar la denuncia.

¿En qué momento debe el conductor buscar asistencia jurídica?

Ante el supuesto del conductor que genere la lesión o muerte de un tercero, debe buscar asistencia jurídica de forma inmediata. En este sentido, el abogado deberá recabar las pruebas relacionadas con el suceso. Ello, con el objetivo de elaborar la correspondiente defensa penal ante un delito en accidente de tráfico en Madrid

Tales pruebas abarcan desde el informe levantado por las autoridades, hasta las eventuales testimoniales que pudieran recogerse tras el suceso. En todo caso, desde este portal los invitamos a contactarnos a objeto de ofrecerle la mejor defensa judicial en caso de este tipo de accidente.

Gestionar una herencia con un abogado

La repartición y liquidación de la herencia es un tema complejo. Por ello, desde este espacio de Abogado Herencia Madrid, intentaremos explicar cómo este proceso se puede hacer de forma sencilla si se cuenta con la asesoría de un abogado.

Al morir, el patrimonio de una persona debe ser repartido y liquidado. Bien entre aquellas personas que el fallecido haya designado, bien entre aquellas personas que tengan la calificación de herederos. Incluso, este patrimonio puede quedar en manos del Estado de no existir ningún familiar del fallecido que ostente la condición de heredero. Tal reparto puede ser de las siguientes formas:

 

  • Por la ejecución del Testamento del fallecido.

Esto ocurre cuando la persona, antes de morir, deja un testamento debidamente firmado, con fecha y lugar preciso de su suscripción.

 

  • Cuando no hay testamento

 

Por acuerdo entre los herederos calificados. En este caso, los herederos debidamente acreditados del fallecido pueden acordar cómo será la distribución de la herencia.

 

Por ejecución judicial del tribunal. De no existir testamento, ni acuerdo entre las partes, se debe iniciar el correspondiente procedimiento de liquidación de la herencia ante un tribunal.

El abogado que se elija debe estar en capacidad de analizar cada una de estas posibilidades. Así como sugerirle a su cliente la mejor alternativa. Ante cualquier interrogante, no dude en contactar a nuestro equipo de asesores quienes con gusto aclararán sus dudas.

 

Gestión de la herencia con testamento

 

En este espacio de Abogado Herencia Madrid, se debe indicar que cuando existe un testamento, se hace necesario analizar si el mismo:

  • Está válidamente constituido: para ello, debe determinarse si el mismo fue otorgado como un documento en el que sólo intervino el fallecido (en cuyo caso el testamento puede ser recurrido por alguno de los herederos a objeto de impugnar su veracidad). O si por el contrario, se trata de un testamento otorgado ante un notario. En este caso, el documento gozará de presunción de veracidad.
  • También, desde Abogado Herencia Madrid debemos señalar que el letrado debe verificar si el propio testamento indica un albacea o ejecutor de la repartición de bienes. En caso de no indicar nada, se debe designar un repartidor bien sea por acuerdo entre los herederos o por designación judicial.
  • Una vez determinado lo anterior, se debe realizar un avalúo de todos los bienes que efectivamente hayan pertenecido al fallecido y que consten en el testamento. Es de destacar que este avalúo también puede ser objeto de impugnación por los herederos en caso de no existir acuerdo.

En este caso de Ejecución del testamento, en Abogado Herencia Madrid no podemos pasar por alto el tema del reparto de los bienes y el respeto de la cuota parte. En tal sentido, si bien se procura que con el testamento se respete la voluntad del fallecido, no es menos cierto que por encima de dicha voluntad se encuentra la cuota parte que establece la Ley. La cual le pertenece en exclusividad a los herederos forzosos. Esta cuota parte se conoce como legítima. En caso de que el testamento no haya contemplado o respetado esta cuota parte, los herederos forzosos tienen derecho a su reclamo e indemnización.

 

Gestión de la herencia sin testamento

El patrimonio debe ser repartido entre los herederos cuando no hay testamento. Ello, en estricto orden hereditario. Es de recordar que cada grupo de herederos excluye al siguiente. En este encontramos:

  • Descendientes: son los hijos del fallecido. En tal caso este grupo excluye a cualquier otro. Es decir, si el fallecido tuvo descendencia, serán éstos quienes heredarán todo el patrimonio. Lo cual supone la exclusión de cualquier otro heredero.
  • Ascendientes: vienen a ser los padres del finado. Aunque de estar fallecidos los padres, podrán heredar los abuelos.
  • El cónyuge: en caso de no existir descendientes o ascendientes del fallecido, heredará el cónyuge. Siempre y cuando éste no haya estado separado del fallecido.

La solicitud de heredero de cualquiera de los miembros de los grupos antes descritos, deberá realizarse ante el Notario del domicilio en que falleció la persona.

  • Los colaterales: en primer lugar, de no existir ningún miembro del grupo familiar señalado anteriormente, heredarán los hermanos y sobrinos del fallecido. En caso de no existir ninguno de éstos, heredarán los demás familiares colaterales del fallecido. Esto, hasta el cuarto grado de consanguinidad.

Este último grupo debe presentar su solicitud de calificación de heredero ante el tribunal competente por la materia y el territorio de donde haya fallecido la persona.

 

            De existir acuerdo entre los herederos

En este caso, se debe proceder igualmente al listado y avalúo de la masa hereditaria o patrimonio del fallecido. Ello, a objeto de que los propios herederos determinen como serán distribuidos los bienes. Del acuerdo al que lleguen deben notificar al Notario correspondiente. Para que luego se pueda proceder a la inscripción de los eventuales bienes inmuebles ante el Registro de la Propiedad.

 

 

 

            Ejecución judicial de la herencia

Cuando no hay testamento ni acuerdo entre los herederos, entonces tales herederos deben iniciar el correspondiente juicio de repartición de la herencia. En cuyo caso, será el juez quien determine cómo será el reparto y liquidación de los bienes. Ante este supuesto, en Abogado Herencia Madrid debemos señalar que un juicio de esta naturaleza implica una serie de erogaciones y gastos que pueden llegar a ser bastante elevados. Este es un elemento que deben tener en cuenta los herederos antes de tomar esta decisión.

 

Pago de impuestos

En este punto, se debe recalcar que el pago de impuestos por sucesión (herencia) en Madrid es obligatorio. En tal caso, el abogado debe asesorar a los herederos para que realicen el correspondiente avalúo de la masa hereditaria. A la misma, se le restarán las deudas y demás pasivos que haya dejado el fallecido. En el caso de Madrid, existe una reducción del monto a ser pagado. Ello, en función del grado de consanguinidad del heredero con el fallecido.

¿Por qué contratar un abogado en caso de sufrir un accidente de tráfico?

Los profesionales del derecho cuentan con la experiencia necesaria para realizar la mejor defensa de los intereses del afectado 

La vida tiene pocas certezas, pero una de ella es que los accidentes ocurren. Mucho más si hablamos de tránsito, en especial en una ciudad tan concurrida como Madrid. Las posibilidades son muy extensas: desde ser un peatón atropellado, hasta ser el conductor que puede atropellar o chocar con otro conductor.

Cuando ocurre un accidente, entendido como cualquier situación que genera un daño propio o a terceros, la primera opción es dejarlo en manos del seguro. Como muchos podréis pensar “¿para eso se paga, no?”. La respuesta es un rotundo no. Para las empresas de seguro el usuario (titular o afectado) es un número o una estadística que debe ser evaluado según tablas o baremos establecidos. Esto, sin tomar en cuenta las necesidades o variantes del caso particular. Aún peor, siendo que tales baremos son poco conocidos, algunas empresas aseguradoras inescrupulosas pueden jugar con esa ignorancia para evadir su deber de erogar un pago justo.

Así, ante un accidente de tránsito, lo primero que debe hacer el afectado es contactar a un abogado con conocimiento en la materia. Ello, en especial después del año 2015, cuando se promulgó la Ley 35/2015 contentiva de la reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Dicho instrumento normativo contiene una serie de variaciones que generan un sistema de responsabilidades e indemnizaciones que deben ser exigidos por el perjudicado. La razón principal del porqué contratar a un abogado en estos casos, es que los expertos en derecho conocen cada particularidad de ésta Ley.

En función de lo anterior, en Abogadosparamadrid.es contamos con un grupo experto en materia de tránsito que puede asesorarlos en estos temas. Sin embargo, resulta oportuno darle una mirada al panorama para estar en contexto.

La culpa y la responsabilidad en los accidentes de tráfico en Madrid

Como ya se mencionara, Madrid es una ciudad concurrida. Actualmente su parque automotor podría superar los 4 millones de coches (contando vehículos de turismo o pasajeros, autobuses y tractores). A esto, hay que sumar las motos y las bicicletas. Con un simple ejercicio estadístico es de suponer que los índices de accidentes son altos. Ahora bien, estos accidentes pueden ser de diferente índole, a saber:

  • Por culpa o responsabilidad del conductor

  • A causa de la culpa de la víctima.

  • Accidente donde confluyen ambas culpas.

El tema de la culpa es de vital importancia pues determinará quién es el responsable de indemnizar al otro. En tal evaluación confluen la conducta desplegada, el cumplimiento de las normas establecidas e incluso de la voluntad o ánimo que se pudo haber tenido en causar el accidente. Este es un tema que no puede tratarse a la ligera. Por el contrario, la idea de buscar a un abogado que asista a la persona que sufre un daño es que éste evalúe con detenimiento cada uno de los elementos que pudieron converger en el accidente. El letrado determinará los daños a ser indemnizados en función de su análisis.

Un simple ejemplo del porqué contratar un abogado en estos casos

Para entender la situación, se puede plantear el siguiente caso hipotético: se conduce de noche por una calle oscura y se arroja frente a nuestro coche un individuo ebrio. Dicho individuo sufre diferentes lesiones y fracturas. Lo primero que se puede pensar es que debemos correr con todos los gastos asociados al accidente. Pues bien, esto no es cierto del todo. La indemnización dependerá de la conducta de nosotros como conductores y de la conducta desplegada por el individuo accidentado (si iba por la calle y no por la acera, si su estado etílico le hizo perder la coordinación y por ello se arrojó al vehículo, etc.). En todo caso, si se demuestra que hubo culpa del individuo que sufrió el accidente, no habrá indemnización alguna que pagar o ésta podría quedar reducida hasta en un 75%.

Tales eventualidades sólo pueden ser determinadas por un conocedor de la materia. A su vez, los supuestos que se pueden generar son muy extensos e imposibles de abarcar en un solo ejemplo.

por que contratar un abogado

¿Y qué hay de los seguros?

El trabajo de los seguros es atender una solicitud y dar por terminado un requerimiento. No evaluar las necesidades humanas detrás de cada accidente. Por lo que es preferible contar con un letrado que se involucre en el caso. Ello, a objeto de obtener una indemnización justa y la reparación del daño causado, frente al seguro o ante el responsable del accidente.

Es de recordar que no es obligatorio para el asegurado que sufre un daño el contar con los servicios del abogado proporcionado por la aseguradora. En tal caso, basta con suscribir una comunicación de libre designación de letrado a la empresa de seguros. Esto, para que un experto de nuestra confianza asuma las riendas de la indemnización reclamada.

Trámites a tener en cuenta

Al momento de iniciar la reclamación indemnizatoria, se sugiere contar con los siguientes documentos relacionados con el accidente:

  • El parte amistoso que obligatoriamente se levanta al momento de ocurrir el accidente. Este es el documento que las partes involucradas en el accidente (siempre y cuando sólo sean dos los involucrados) firman para dejar constancia de lo ocurrido.
  • Los informes médicos que demuestren las lesiones sufridas por el accidente. Sobre este particular, otra de las razones del porqué contratar un abogado en esta materia, es para éste quien sugiera los exámenes médicos que hagan falta realizarse.

Tipos de daños que generan indemnización

Principalmente existen tres tipos de daños. Cada uno de ellos genera la obligación de indemnización por aquella persona responsable o involucrada en su ocurrencia. Estos son:

Daño personal:

Es toda lesión física o psicológica que pueda haber afectado la esfera personal como consecuencia de un accidente. Esto abarca desde golpes y raspones hasta lesiones severas en el organismo. También los daños estéticos, así como los emocionales o psicológicos.

Daños derivados

Son aquellos que no afectan directamente la esfera corporal o material. No obstante, implican incurrir en una inversión de tiempo y/o recursos. Estos van desde hospitalización, pasando por indumentaria médica (collarines, inmovilizadores, etc.), hasta rehabilitación de ser necesaria.

Daños materiales:

El perjuicio, desmejora o pérdida que pueden sufrir los bienes materiales propios o de terceros. Incluso su depreciación a causa del accidente.

¿Cómo reclamar la indemnización por un accidente de tráfico y por qué es necesario un abogado?

En primer término, se debe reclamar en contra de la empresa de seguro de la parte que generó el daño. A dicha empresa, el abogado debe entregarle el informe médico. Ese informe, como ya se indicó, preferiblemente debe ser realizado bajo el debido asesoramiento del letrado.

Una vez hecha la reclamación, el perjudicado recibirá la visita de un equipo médico del seguro a quien se le exige el pago indemnizatorio. Es obligatorio someterse al chequeo de dicho equipo. En un lapso de tres meses la empresa de seguro del infractor o responsable del accidente hará su oferta indemnizatoria. Ésta estará acompañada por el informe médico de la compañía. Con la debida asesoría del abogado de confianza, el perjudicado debe evaluar esta propuesta.

Es necesario destacar que tal oferta no es de obligatoria aceptación. Por el contrario, la propuesta puede y debe ser negociada. De no estar de acuerdo con la misma, ya no es necesario ir directamente a juicio. Logro alcanzado con la reforma legislativa 8/2004, contentiva de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Ese instrumento establece que la persona tendrá la alternativa de acudir a mediación o a juicio según su conveniencia.

Mediación en accidentes de tráfico en Madrid

  • El perjudicado tiene un lapso de dos meses para enviar a la aseguradora su negativa en aceptar la propuesta u oferta indemnizatoria.
  • El encargado de la mediación citará a las partes a objeto de que se realice la sesión informativa.
  • En el lapso de tres meses el mediador debe emitir su decisión. La misma será vinculante. A su vez, la referida decisión tendrá carácter de título ejecutivo, por lo que su cumplimiento se puede exigir ante los tribunales.

Juicio en accidentes de tráfico en Madrid

Los accidentes de tránsito serán tramitados en el juicio civil. El procedimiento aplicable será el Verbal u Ordinario. Esto, según la cuantía que se reclame. Nuevamente, surge otro de los porqué contratar un abogado. Dicho letrado trabajará con un procurador en la tramitación de la causa. Es de recordar que usualmente los bufetes de abogado cuentan con sus procuradores de confianza. Estos trabajarán en equipo para  iniciar las acciones e introducir los recursos correspondientes ante los órganos jurisdiccionales.

Por su parte, la demanda indemnizatoria podrá intentarse en contra de la aseguradora, el conductor o el propietario del vehículo que causó el daño a ser resarcidos judicialmente.

El Divorcio y la separación: ¿qué son y sus principales diferencias?

Las dos figuras presentan similitudes, pero tienen notables diferencias

El Divorcio y la separación en Madrid son dos términos que tienden a generar confusión. No obstante, hoy intentaremos dilucidar estas dos figuras relacionadas con la ruptura de la unión (temporal o permanente) entre los cónyuges.

Cuando una pareja decide unirse en matrimonio surge un lazo especial entre ellos, además del emocional, claro está. Este viene a ser un vínculo jurídico, el cual genera obligaciones y cargas para cada uno de los miembros del matrimonio (cónyuges). Para los efectos que nos atañen, una de las obligaciones a destacar es la de cohabitación. Es decir, después de casados los cónyuges tiene la obligación de cohabitar en el mismo domicilio. Este deber de cohabitación es de vital importancia para comenzar a entender las figuras del Divorcio y la separación.

El divorcio en Madrid

Según la ley, el procedimiento de divorcio es igual en toda España. Aunque lo cierto es que cada Comunidad tiene sus propias particularidades en la práctica. Éstas van desde la ubicación de los tribunales competentes por la materia, hasta el procedimiento interno de funcionamiento de cada juzgado que conocerá de la causa.

Un ejemplo de esta realidad la representa Madrid. Ello, en razón de que por ser una ciudad de alta densidad habitacional, tiene un alto volumen de tribunales. Cada uno de ellos con sus características, particularidades y competencias. Pero no hay de qué preocuparse, en Abogadosparamadrid.es contamos con un grupo de profesionales del derecho formados y entrenados para obtener los mejores resultados ante sus necesidades.

Una vez aclarado lo anterior, se debe borrar la antigua creencia de que para poder divorciarse, se debe estar previamente separado. Este era un requisito que desapareció con la reforma legislativa 15/2005. Según dicha Ley, para divorciarse sólo debe existir el ánimo en uno o en ambos cónyuges de extinguir el matrimonio. Estas particularidades sobre el acuerdo de voluntades entre los cónyuges y los tipos de divorcio, lo veremos más adelante con mayor detenimiento.

Ahora bien, en líneas generales el divorcio es un mecanismo definitivo que extingue el vínculo matrimonial. Con ello, queda separada la comunidad de bienes, las obligaciones tributarias comunes y se divide o comparte la guarda y custodia de los hijos (en caso de existir). A su vez, el divorcio permite que cada uno de los cónyuges vuelva a casarse, si así lo decide, pues ya no hay vínculo alguno que se lo impida.

La separación en Madrid

La separación es la ruptura en la obligación de cohabitar de parte de uno o ambos cónyuges. Es decir, las partes siguen casadas a los ojos de la Ley, pero ya no cohabitan en el mismo domicilio. Como se observa, a diferencia del matrimonio esta figura tiende a ser temporal. Por su parte, la separación puede ser de tres tipos:

  • De hecho
  • Judicial
  • Notarial (será explicada en un punto aparte).

El primer caso, separación de hecho, es bastante sencillo de explicar, pues supone que uno de los cónyuges, o ambos, decide abandonar el hogar. No hay un tiempo determinado para la duración de este estado, pero supone que las partes siguen casadas, por lo que se mantiene el régimen económico matrimonial.

No obstante, desaparecen otros derechos de un cónyuge hacia otro, a pesar de seguir legalmente casados, como:

  • El derecho a heredar los bienes del cónyuge fallecido.
  • La mancomunidad de los bienes adquiridos. Por lo que todo lo que adquieran los cónyuges separados serán privativos del que lo adquiriera.

La separación judicial es aquella que implica una demanda ante un Juez, quien determinará la procedencia de la separación. Este tipo de separación requiere que las partes estén asistidas por un letrado para la redacción de la demanda y del Convenio Regulador. También requiere de un procurador que represente a las partes en juicio. Este tipo de separación puede ser amistosa (mutuo acuerdo) o contenciosa, según exista acuerdo o no entre los cónyuges.

Divorcio y separación en Madrid

Cómo operan el Divorcio y separación en Madrid de común acuerdo los tribunales

Ocurre cuando las partes están de acuerdo en no seguir viviendo juntas. En tal caso se puede acudir al órgano jurisdiccional para dejar constancia de tal separación, siempre y cuando:

  • Hayan transcurrido más de tres meses desde la celebración del matrimonio.
  • Ambas partes deben estar de acuerdo en romper el vínculo matrimonial (divorciarse) o en separarse (separación). Esta conformidad debe estar debidamente sustentada en un documento llamado “acuerdo regulador”. El mismo preferiblemente debe ser elaborado por un abogado.
  • El matrimonio debe tener su último domicilio en el territorio español.

Una vez verificado que se cumplen los tres requisitos antes mencionados, se debe acudir a un profesional del derecho a objeto de que éste prepare el caso ante los tribunales. Asimismo, reunidos los requisitos antes mencionados, al momento de presentar la demanda se deben anexar los siguientes documentos:

  1. El certificado de matrimonio. A ser solicitado en el Registro Civil del lugar en el que se contrajo matrimonio.
  2. El certificado de empadronamiento (es un requisito que pueden pedir los juzgados para verificar su competencia territorial).
  3. Certificado de nacimiento de los hijos. A ser solicitado ante el Registro Civil correspondiente
  4. El convenio regulador. En líneas generales este es un documento llamada a determinar cuáles serán los acuerdos que regirán la separación o el divorcio (visita de los hijos, régimen de pensiones, etc.). El desarrollo de éste tema es extenso, por ello te invitamos a revisar nuestras publicaciones al respecto.
  5. Poder notariado o presentado ante los tribunales a los abogados y procuradores que tramitarán la causa. Es de recordar que no existe ninguna limitante para que ambos cónyuges pueden otorgar un mismo poder para la representación conjunta, lo cual ayuda a abaratar costos.

Divorcio y separación notarial en Madrid

Desde el año 2015 existe la posibilidad de que los cónyuges puedan divorciarse ante un notario. Siempre y cuando exista un común acuerdo entre ambos. Esta figura es posible desde la promulgación de la Ley 15/2015, sobre la Jurisdicción Voluntaria. Los requisitos son bastantes similares a los antes expuestos para el Divorcio y separación en Madrid (sede jurisdiccional). Con la salvedad de que no pueden existir hijos menores en el matrimonio, ni hijos mayores de edad en estado de manutención. De igual manera, la mujer solicitante no puede estar embarazada.

De ser este el caso (embarazo o hijos menores), obligatoriamente el Divorcio o separación en Madrid se debe tramitar ante los tribunales.

Las partes no son citadas en este procedimiento. Así que los conyuges deben acudir de común acuerdo a ratificar su voluntad de separarse o divorciarse.

En caso de existir hijos en común…

En caso de existir hijos dentro del matrimonio de los cónyuges que quieran separarse o divorciarse, se debe acudir a los tribunales. El que exista hijos (menores, en estado de manutención o mayores de edad) no afecta el derecho a separarse o divorciarse. Lo que sí impide el hecho de que existan hijos menores o en estado de manutención es que matrimonio se haga en una notaría.

Esto, en razón de que los hijos menores o en estado de manutención obligan a la participación del Ministerio Fiscal, como garante del interés superior del menor de edad en el proceso.

Cuando no existe acuerdo. Divorcio y separación contenciosa

Esta es una de las situaciones más complejas que puede afrontar la vida conyugal. Implica que una de las partes quiere divorciarse o separarse y la otra no. Cuando no hay acuerdo, obligatoriamente se debe presentar una demanda ante el juez. Ello, a objeto de que éste cite al otro cónyuge y dirima los términos del Divorcio o separación.

De ser este el supuesto, lo primero que debe hacer el cónyuge con intenciones de separarse es acudir a su abogado de confianza, a objeto de que este comience a preparar el caso a ser presentado. El procedimiento contencioso, con independencia de si es Divorcio o separación en Madrid, es complejo y debe ser tratado con mucho rigor y seriedad.

¿Divorcio o separación? ¿Qué alternativa tomar?

Asumir una decisión de esta índole es una cuestión muy personal. En ocasiones, en especial en las grandes ciudades como Madrid, se suele decir que es preferible acudir al divorcio para terminar con una relación que no da para más. Sin embargo, cada caso es particular. Por ejemplo, se pueden encontrar situaciones en las que la pareja necesite tiempo separada para evaluar si continúa su matrimonio. También puede ocurrir que tal reconciliación no tenga sentido alguno, por lo que no vale la pena hacer un doble procedimiento (separarse procesalmente para luego divorciarse).

No obstante, con independencia de la decisión que se tome, lo que sí hay que tener presente es que no se debe optar por las vías de hecho. Es decir, si un matrimonio quiere separarse no debe hacerlo sólo de hecho, pues es en tales situaciones en dónde surgen los problemas. Un ejemplo clásico es que la pareja se separa sin dejar constancia o fecha cierta de separación. Probablemente, tal separación podría durar años, tiempo en el cual cada cónyuge puede que vaya haciendo su patrimonio propio. En tal caso, comienzan a surgir los problemas y cuestiones probatorias para determinar donde comienza y termina el patrimonio propio y el conyugal.

En virtud de lo anterior, es preferible afrontar un procedimiento jurisdiccional o notarial a tiempo que vivir las torturas de un proceso indeterminado a futuro.

Funciones de un abogado laboralista

Este experto en derecho tendrá roles específicos dependiendo de a qué parte de la relación laboral represente

El derecho debe ajustarse a las exigencias sociales. Una de estas exigencias es el tratamiento que se le da a la relación en la cual una persona dedica su esfuerzo (mental o físico) en favor de otro. Ello, a cambio de una remuneración. Esta situación se llama trabajo y en una sociedad altamente industrializada como la española, este derecho es particularmente extenso. Mucho más en Madrid, en donde el índice de empleadores y trabajadores es bastante alto.

En tal sentido, los abogados expertos en la rama laboral en Madrid tienen como misión velar por el sano cumplimiento de las normas establecidas en el derecho laboral. Las cuales están referidas a la relación entre el trabajador y el empleador. Adicionalmente, es el garante de velar por que en dicha relación también se cumplan los deberes que impone el Estado sobre seguridad social.

Trabajadores y empleador

Las funciones del abogado laboralistas están muy inmersas en la posición que ocupa frente a su representado. Así, un letrado que represente o asesore a un trabajador tendrá una perspectiva muy diferente de quien represente a un empleador.

Abogado laboralista del trabajador

Este abogado tiene como misión conocer todos y cada uno de los derechos, económicos y sociales, que le corresponden a una persona. Para ello, lo primero que debe conocer este experto es si en efecto existe una relación laboral entre su representado y un tercero. Para que exista dicha relación deben configurarse los siguientes elementos:

  • Voluntariedad

La función o labor se realiza por libre elección.

  • Dependencia

Es la obligación hacia la persona de realizar y obedecer las instrucciones dentro de un sistema organizativo. O implican la obligatoria sujeción a tales directrices.

  • Pago de salario

Es la contraprestación que asume el empleador ante la relación de trabajo.

  • Ajenidad

Implica que todo lo creado por el trabajador, dentro de sus funciones, pertenece a su empleador. Es decir, todo lo que hace el trabajador, dentro de sus labores, le es ajeno y está llamado a ser aprovechado por el empleador.

Así, dentro de las funciones del abogado laboralista estarán la de conocer todos y cada uno de los elementos antes expuestos, para así proceder a cualquier tipo de reclamación en defensa del trabajador.

En ocasiones, se suele afirmar de forma errónea que en el caso del trabajador, el abogado sólo está para actuar cuando el patrono pretende dar por terminada o intenta desconocer dicha relación laboral. Nada más alejado de la realidad. Además de conocer los elementos que convierten a una persona en un trabajador frente a un empleador, el abogado debe conocer cuáles son los derechos que tiene dicho trabajador mientras exista la relación laboral. Tal es el caso de:

  • Conocer el salario mínimo y demás beneficios que pueda tener el empleado.
  • Las condiciones de higiene y seguridad industrial que deben existir en el ambiente de trabajo.
  • La jornada, permisos, descansos y demás derechos mínimos que establece la Ley en protección de los trabajadores.

Cada uno de estos derechos es reclamable, tanto en sede judicial como administrativa. Pesando en los hombros del abogado laboralista ejercer tales reclamos.

Funciones del abogado laboralista del empleador o empresa

La situación no es muy diferente en las funciones del abogado laboralista para el empleador. En tal caso, este profesional debe conocer a profundidad cuales son las obligaciones de la empresa. Desde el pago de sueldos, primas y demás beneficios económicos que debe incorporar en empleador en la nómina. Lo cual abarca hasta las erogaciones especiales que puedan ser establecidas por Ley.

Asimismo, debe asesorar a la empresa o empleador sobre las obligaciones que impone la Seguridad Social. Particularmente en las normas sobre ergonomía, higiene, seguridad y medio ambiente. También, en lo relativo a la estabilidad psicológica con la cual deben contar los trabajadores en el ejercicio de sus funciones.

Tal evaluación debe ser levantada por el abogado laboralista, a objeto de evitar multas y sanciones a la empresa. Así como eventuales reclamaciones por parte de los trabajadores. De igual manera, el abogado debe velar por que los eventuales despidos que quiera realizar el empleador, se ajusten a los requisitos legalmente establecidos.

funciones del abogado laboralista

Accidentes laborales, mobbing y acoso sexual

Las relaciones laborales están compuestas por personas, las cuales son vulnerables en muchos ámbitos. En una ciudad tan grande y compleja como Madrid esto se complica aún más. En virtud de ello, entre las funciones del abogado laboralista está el de conocer y saber actuar ante las siguientes particularidades:

                        Accidente laboral

Este implica que dentro de la jornada de trabajo, ocurra un accidente. Éste debe ser entendido como cualquier daño físico o psicológico que pueda sufrir el trabajador. En este sentido, es de recordar que tanto el trabajador como el empleador tienen obligaciones sobre seguridad y desenvolvimiento en el trabajo.

Así, el letrado en derecho laboral debe hacer sus señalamientos sobre condiciones de trabajo e incluso educar a su cliente con respecto a los deberes. Ello, a objeto de evitar eventuales reclamaciones (para la empresa), o incurrir en negligencia (para el trabajador).

A modo de ejemplo sobre lo anterior, en años recientes el Tribunal Supremo ordenó una indemnización de 180 mil euros a una trabajadora. Ésta perdió una mano en el uso de una maquinaria en sus labores. La empresa de trabajo temporal (ETT) fue condenada toda vez que desde los inicios de la relación laboral, desconocía sus deberes concretos sobre seguridad en el trabajo. En este sentido, el Supremo indicó con respecto a la obligación de la empresa que:

“…[No] basta con entregar equipos de protección u otros medios adecuados si no se vigila eficazmente su utilización tolerando su no empleo o su inadecuada utilización”.

Con adecuada asesoría de parte de un experto en derecho laboral, las normas sobre seguridad en el trabajo habrían sido cumplidas. Con ello, la trabajadora probablemente aún contaría con su brazo, y la empresa sería 180 mil euros más rica.

                        Mobbing

El mobbing es un tipo de acoso, sin el contenido sexual, en el que el patrono atormenta psicológicamente al trabajador. Ello, a través de diferentes mecanismos como la sobresaturación de trabajo, la descalificación o la imposición de labores degradantes. Todas ellas, ajenas a las funciones para la cual se inició la relación de trabajo.

En este sentido, el abogado laboralista tiene que estar en capacidad de evaluar la situación del trabajador. Así como analizar cada punto que éste indique como situación de acoso. Esto, con los fines de evaluar si en efecto se configura el tipo especial de acoso. A su vez, en caso de representar a la empresa, debe contar con las herramientas para evitar que el patrono o sus representantes ejerzan este tipo de conducta sobre los empleados.

                        Acoso sexual

Por estar muy en boga en los últimos días, entre las funciones del abogado laboralista también están las de identificar conductas indebidas de contenido sexual. Sin importar que éstas provengan de parte del patrono hacia el empleado o viceversa. Estas pueden estar referidas a comentarios, contactos e incluso expresiones que de alguna manera inciten o generen intereses de tipo sexual.

En todo caso, el abogado debe contar con las herramientas para denunciar este tipo de situaciones ante los organismos competentes. A su vez, el abogado del patrono debe conocer a fondo la normativa al respecto para lograr una buena defensa. A la par de educar a dicho patrono sobre las conductas indebidas en el trabajo, a objeto de evitar reclamaciones y denuncias.

Sindicatos y negociación colectiva en Madrid

Uno de los campos más complejos de las funciones del abogado laboralista es hacer frente a los derechos colectivos. Esto, con independencia de si representa al trabajador o a la empresa.

El derecho colectivo laboral es aquel que rige al mundo de los sindicatos, las federaciones y confederaciones. Así como a los pactos alcanzados en las negociaciones colectivas. Es quizás en este punto en dónde se necesita con mayor preminencia a un abogado laboralista. Toda vez que los montos que se manejan en las negociaciones colectivas pueden ser exorbitantes.

En tal sentido, el abogado no sólo deberá conocer los intríngulis del proceso de aprobación y registro de la convención colectiva. La cual es el producto final de la negociación. Adicionalmente, debe conocer el alcance de los derechos que se generan y el tratamiento que deben recibir los trabajadores durante el período negociador.

Se puede decir que con una convención colectiva quedan afectados prácticamente todos los derechos de los trabajadores. Incluso por encima de la Ley. Así, el abogado deberá estar conteste de cómo afectará cada relación particular de trabajo, la nueva normativa que pueda ser aprobada en la negociación.

Desde Abogadosparamadrid.es contamos con un grupo de expertos capaces de afrontar todos y cada uno de los aspectos de la sindicalización y la negociación colectiva, sin importar su complejidad.

Funciones del abogado laboralista en procedimientos administrativos

Por su parte, el abogado laboralista tiene entre sus funciones el iniciar los reclamos laborales frente a los órganos de la administración pública. Así como darle respuesta o contestación a los mismos, según sea el caso. Por su parte, es de recordar que la Administración tiene facultades sancionatorias. Bien puede activar dicha facultad en contra de un empleador, ante el incumplimiento de sus obligaciones.

Tal sanción puede provenir por denuncias del propio empleado, así como por inspecciones. En todo caso, el letrado debe ejercer la correspondiente defensa y evacuación de alegatos frente al órgano administrativo que haya iniciado el procedimiento.

Procedimiento judicial

Por último, una de las funciones del abogado laboralista, debe ser el conocimiento suficiente para trabajar de la mano con el procurador e iniciar las reclamaciones laborales del trabajador. Las cuales no hayan podido ser resueltas por la vía amistosa. Para ello, cuenta con la posibilidad de acudir a los tribunales, a objeto de reclamar los derechos correspondientes.

Igualmente, de estar representando al empleador o empresa, debe estar lo suficientemente documentado para realizar una correcta defensa.