(123) 456-7890
cambiame@cambiame.123

Funciones de un abogado laboralista

Rate this post

Este experto en derecho tendrá roles específicos dependiendo de a qué parte de la relación laboral represente

El derecho debe ajustarse a las exigencias sociales. Una de estas exigencias es el tratamiento que se le da a la relación en la cual una persona dedica su esfuerzo (mental o físico) en favor de otro. Ello, a cambio de una remuneración. Esta situación se llama trabajo y en una sociedad altamente industrializada como la española, este derecho es particularmente extenso. Mucho más en Madrid, en donde el índice de empleadores y trabajadores es bastante alto.

En tal sentido, los abogados expertos en la rama laboral en Madrid tienen como misión velar por el sano cumplimiento de las normas establecidas en el derecho laboral. Las cuales están referidas a la relación entre el trabajador y el empleador. Adicionalmente, es el garante de velar por que en dicha relación también se cumplan los deberes que impone el Estado sobre seguridad social.

Trabajadores y empleador

Las funciones del abogado laboralistas están muy inmersas en la posición que ocupa frente a su representado. Así, un letrado que represente o asesore a un trabajador tendrá una perspectiva muy diferente de quien represente a un empleador.

Abogado laboralista del trabajador

Este abogado tiene como misión conocer todos y cada uno de los derechos, económicos y sociales, que le corresponden a una persona. Para ello, lo primero que debe conocer este experto es si en efecto existe una relación laboral entre su representado y un tercero. Para que exista dicha relación deben configurarse los siguientes elementos:

  • Voluntariedad

La función o labor se realiza por libre elección.

  • Dependencia

Es la obligación hacia la persona de realizar y obedecer las instrucciones dentro de un sistema organizativo. O implican la obligatoria sujeción a tales directrices.

  • Pago de salario

Es la contraprestación que asume el empleador ante la relación de trabajo.

  • Ajenidad

Implica que todo lo creado por el trabajador, dentro de sus funciones, pertenece a su empleador. Es decir, todo lo que hace el trabajador, dentro de sus labores, le es ajeno y está llamado a ser aprovechado por el empleador.

Así, dentro de las funciones del abogado laboralista estarán la de conocer todos y cada uno de los elementos antes expuestos, para así proceder a cualquier tipo de reclamación en defensa del trabajador.

En ocasiones, se suele afirmar de forma errónea que en el caso del trabajador, el abogado sólo está para actuar cuando el patrono pretende dar por terminada o intenta desconocer dicha relación laboral. Nada más alejado de la realidad. Además de conocer los elementos que convierten a una persona en un trabajador frente a un empleador, el abogado debe conocer cuáles son los derechos que tiene dicho trabajador mientras exista la relación laboral. Tal es el caso de:

  • Conocer el salario mínimo y demás beneficios que pueda tener el empleado.
  • Las condiciones de higiene y seguridad industrial que deben existir en el ambiente de trabajo.
  • La jornada, permisos, descansos y demás derechos mínimos que establece la Ley en protección de los trabajadores.

Cada uno de estos derechos es reclamable, tanto en sede judicial como administrativa. Pesando en los hombros del abogado laboralista ejercer tales reclamos.

Funciones del abogado laboralista del empleador o empresa

La situación no es muy diferente en las funciones del abogado laboralista para el empleador. En tal caso, este profesional debe conocer a profundidad cuales son las obligaciones de la empresa. Desde el pago de sueldos, primas y demás beneficios económicos que debe incorporar en empleador en la nómina. Lo cual abarca hasta las erogaciones especiales que puedan ser establecidas por Ley.

Asimismo, debe asesorar a la empresa o empleador sobre las obligaciones que impone la Seguridad Social. Particularmente en las normas sobre ergonomía, higiene, seguridad y medio ambiente. También, en lo relativo a la estabilidad psicológica con la cual deben contar los trabajadores en el ejercicio de sus funciones.

Tal evaluación debe ser levantada por el abogado laboralista, a objeto de evitar multas y sanciones a la empresa. Así como eventuales reclamaciones por parte de los trabajadores. De igual manera, el abogado debe velar por que los eventuales despidos que quiera realizar el empleador, se ajusten a los requisitos legalmente establecidos.

funciones del abogado laboralista

Accidentes laborales, mobbing y acoso sexual

Las relaciones laborales están compuestas por personas, las cuales son vulnerables en muchos ámbitos. En una ciudad tan grande y compleja como Madrid esto se complica aún más. En virtud de ello, entre las funciones del abogado laboralista está el de conocer y saber actuar ante las siguientes particularidades:

                        Accidente laboral

Este implica que dentro de la jornada de trabajo, ocurra un accidente. Éste debe ser entendido como cualquier daño físico o psicológico que pueda sufrir el trabajador. En este sentido, es de recordar que tanto el trabajador como el empleador tienen obligaciones sobre seguridad y desenvolvimiento en el trabajo.

Así, el letrado en derecho laboral debe hacer sus señalamientos sobre condiciones de trabajo e incluso educar a su cliente con respecto a los deberes. Ello, a objeto de evitar eventuales reclamaciones (para la empresa), o incurrir en negligencia (para el trabajador).

A modo de ejemplo sobre lo anterior, en años recientes el Tribunal Supremo ordenó una indemnización de 180 mil euros a una trabajadora. Ésta perdió una mano en el uso de una maquinaria en sus labores. La empresa de trabajo temporal (ETT) fue condenada toda vez que desde los inicios de la relación laboral, desconocía sus deberes concretos sobre seguridad en el trabajo. En este sentido, el Supremo indicó con respecto a la obligación de la empresa que:

“…[No] basta con entregar equipos de protección u otros medios adecuados si no se vigila eficazmente su utilización tolerando su no empleo o su inadecuada utilización”.

Con adecuada asesoría de parte de un experto en derecho laboral, las normas sobre seguridad en el trabajo habrían sido cumplidas. Con ello, la trabajadora probablemente aún contaría con su brazo, y la empresa sería 180 mil euros más rica.

                        Mobbing

El mobbing es un tipo de acoso, sin el contenido sexual, en el que el patrono atormenta psicológicamente al trabajador. Ello, a través de diferentes mecanismos como la sobresaturación de trabajo, la descalificación o la imposición de labores degradantes. Todas ellas, ajenas a las funciones para la cual se inició la relación de trabajo.

En este sentido, el abogado laboralista tiene que estar en capacidad de evaluar la situación del trabajador. Así como analizar cada punto que éste indique como situación de acoso. Esto, con los fines de evaluar si en efecto se configura el tipo especial de acoso. A su vez, en caso de representar a la empresa, debe contar con las herramientas para evitar que el patrono o sus representantes ejerzan este tipo de conducta sobre los empleados.

                        Acoso sexual

Por estar muy en boga en los últimos días, entre las funciones del abogado laboralista también están las de identificar conductas indebidas de contenido sexual. Sin importar que éstas provengan de parte del patrono hacia el empleado o viceversa. Estas pueden estar referidas a comentarios, contactos e incluso expresiones que de alguna manera inciten o generen intereses de tipo sexual.

En todo caso, el abogado debe contar con las herramientas para denunciar este tipo de situaciones ante los organismos competentes. A su vez, el abogado del patrono debe conocer a fondo la normativa al respecto para lograr una buena defensa. A la par de educar a dicho patrono sobre las conductas indebidas en el trabajo, a objeto de evitar reclamaciones y denuncias.

Sindicatos y negociación colectiva en Madrid

Uno de los campos más complejos de las funciones del abogado laboralista es hacer frente a los derechos colectivos. Esto, con independencia de si representa al trabajador o a la empresa.

El derecho colectivo laboral es aquel que rige al mundo de los sindicatos, las federaciones y confederaciones. Así como a los pactos alcanzados en las negociaciones colectivas. Es quizás en este punto en dónde se necesita con mayor preminencia a un abogado laboralista. Toda vez que los montos que se manejan en las negociaciones colectivas pueden ser exorbitantes.

En tal sentido, el abogado no sólo deberá conocer los intríngulis del proceso de aprobación y registro de la convención colectiva. La cual es el producto final de la negociación. Adicionalmente, debe conocer el alcance de los derechos que se generan y el tratamiento que deben recibir los trabajadores durante el período negociador.

Se puede decir que con una convención colectiva quedan afectados prácticamente todos los derechos de los trabajadores. Incluso por encima de la Ley. Así, el abogado deberá estar conteste de cómo afectará cada relación particular de trabajo, la nueva normativa que pueda ser aprobada en la negociación.

Desde Abogadosparamadrid.es contamos con un grupo de expertos capaces de afrontar todos y cada uno de los aspectos de la sindicalización y la negociación colectiva, sin importar su complejidad.

Funciones del abogado laboralista en procedimientos administrativos

Por su parte, el abogado laboralista tiene entre sus funciones el iniciar los reclamos laborales frente a los órganos de la administración pública. Así como darle respuesta o contestación a los mismos, según sea el caso. Por su parte, es de recordar que la Administración tiene facultades sancionatorias. Bien puede activar dicha facultad en contra de un empleador, ante el incumplimiento de sus obligaciones.

Tal sanción puede provenir por denuncias del propio empleado, así como por inspecciones. En todo caso, el letrado debe ejercer la correspondiente defensa y evacuación de alegatos frente al órgano administrativo que haya iniciado el procedimiento.

Procedimiento judicial

Por último, una de las funciones del abogado laboralista, debe ser el conocimiento suficiente para trabajar de la mano con el procurador e iniciar las reclamaciones laborales del trabajador. Las cuales no hayan podido ser resueltas por la vía amistosa. Para ello, cuenta con la posibilidad de acudir a los tribunales, a objeto de reclamar los derechos correspondientes.

Igualmente, de estar representando al empleador o empresa, debe estar lo suficientemente documentado para realizar una correcta defensa.

Comentarios

Dejar un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>